Quienes somos

Los tercios fueron unidades militares españolas, siendo su origen las guerras que tuvieron lugar en Italia entre Francia y la monarquía Hispánica por el con-trol de la península Itálica, y que posteriormente, con las llamadas “Guerras de religión” extendieron su acción a la zona de Flandes, actualmente zonas de Bélgica, Holanda, Norte de Francia, Alemania y Luxemburgo, así como todo el Mediterráneo combatiendo al turco que amenazaba a Europa, sin ol-vidar que muchos soldados de los tercios terminaron embarcados hacia el nuevo continente descubierto, América.


Aunque estas unidades se denominen tercios españoles, estos integraban a soldados procedentes de toda Europa, bien por pertenecer a territorios inte-grados en el Imperio Español, o bien por ser aliados de este contra sus enemigos, como ocurrió con Irlandeses e Ingleses católicos que luchaban contra las herejías protestantes.


Los tercios fueron innovadores ya que, además de ser unidades profesiona-les e igualitarios, dando posibilidades de ascenso social, dieron protagonis-mo a la infantería, mucho más ágil, versátil y efectiva combinando el uso de las picas con las nuevas armas de fuego e ideándose tácticas de combate que perduraron a lo largo de los siglos. Con esta nueva forma de hacer la guerra el uso de la caballería quedó marginada, llegando a vencerla de forma sistemática. Un hecho de gran relevancia fue el milagro obrado por la Inmaculada Con-cepción en el monte Empel de la Isla de Bommel entre los Ríos Mosa y Waal, durante los días 7 y 8 de Diciembre de 1585, durante la guerra de los ochenta años, en el que el Tercio Viejo de Zamora estaba aislado en la isla, y gracias a una repentina bajada de las temperaturas hizo que las aguas se helasen y de esta forma nuestros soldados no solo pudieron escapar de una muerte se-gura a través de las aguas helados, sino que infringieron una gran derrota al ejército comandado por el almirante Filips van Hohenlohe-Neustein, cuando ya se tenían por vencedores. Tras sufrir semejante derrota el holandés dijo: “Tal parece que Dios es español al obrar tan grande milagro”.

Es por ello que la Virgen de la Inmaculada es la patrona del arma de infante-ría desde el año 1892 y tras haberse proclamado en 1854 como dogma de fe católica la Concepción Inmaculada de la Virgen María.


La Asociación Cultural y de Recreación Histórica “Tercio de Olivares”, inscrita con Número 19125 de la sección 1 en el registro de asociaciones de Andalu-cía surge en dicha localidad por su vinculación con Don Gaspar de Guzmán y Pimentel Ribera y Velasco de Tovar, a la sazón Conde Duque de Olivares y Valido del rey Felipe IV. La asociación surge con los siguientes objetivos:


  • Rememorar la historia de España mediante la Recreación histórica de los tercios de infantería españoles de los siglos XVI y XVII.
  • Divulgar a todos los niveles posibles nuestra historia en general, con rigor y veracidad, y más concretamente la acontecida durante los siglos XVI y XVII.
  • Despertar el interés de la población por conocer la historia de su país.
  • Para llegar a la mayor parte de público la asociación se propone actuar en las siguientes líneas de acción:
  • Organizar y colaborar en la organización de eventos en los que se recree con fidelidad a la época, la vida, gestas, historia y personajes de los tercios de Infantería españoles.
  • Colaborar con entidades civiles, militares y religiosas en la organización de actos y campañas, así como en acciones que colaboren en la mejora social de nuestro entorno.
  • Asociación Cultural y de Recreación Histórica “Tercio de Olivares”

    ¿Necesita ayuda?

    tercioolivares@gmail.com